¿QUÉ PASA CON EL DEPORTE AMATEUR TRAS EL CONFINAMIENTO?

Fuente EUROSPORT


Vuelve el fútbol, o al menos el profesional. El que llena(ba) estadios y que está a años luz del deporte de barrio. El coronavirus se ha llevado miles de vidas por delante y ha hecho saltar por los aires las estructuras deportivas de España. Mientras el balón rueda en Primera y Segunda, otros esperan soluciones. Algo parecido a los corredores populares, uno de los sectores más numerosos del país.

Arpasto futbol amateur

Se dice la mentira, o la verdad a medias, de que el fútbol está de vuelta estos días. Es cierto, pero no del todo. En total en España hay más de un millón de futbolistas federados, todo ello sin tener en cuanta aquellas competiciones que no son reguladas por las federaciones como pueden ser ligas escolares, empresariales o la famosa Liga de Medios de Comunicación. Para todos esos amantes del fútbol de campos de barro y perder dinero por jugar no hay retorno que valga. Y entre ellos, los más perjudicados los niños, que han tenido que cambiar los entrenamientos y partidos, por confinamiento e incertidumbre.

Miguel Ángel Montoya es entrenador de cadetes de la Unión Deportiva Usera y comprende la situación pero avisa de lo complejo que serán los próximos meses: "Es normal que el fútbol de barrio no vuelva hasta que la sociedad no pueda tener una seguridad respecto a su salud. Es complicado porque las instalaciones deportivas no están preparadas para evitar contagios, no es un negocio, aunque hay gente que vive de esto. La gran preocupación que existe en el deporte base es pensar en cómo será el fútbol en los próximos meses. Hay que ver la manera en la que afrontan las familias y los niños volver al deporte, especialmente por los miedos a tener contagios de otros niños. La incertidumbre de si habrá muchas bajas está latente. Esperemos que la situación mejores y los contagios hagan descender el miedo a la psicosis a practicar deportes", explica el entrenador que lleva toda su vida vinculado al deporte madrileño.

Uno de los problemas más graves en este confinamiento es afrontar correctamente la parte mental a estar encerrado, algo que sucede tanto en adultos como en niños. Esto es para Montoya lo más importante en los próximos meses: "Es una pena para muchos niños porque no han podido compartir vestuario con compañeros, no han trabajado en equipo... pueden perder la pasión por jugar y por formar parte de un colectivo. Esto es muy grave. Los chicos de 7 a 17 años habrán conseguido estar físicamente activos de una manera u otra, pero recuperar estos meses perdidos en aspectos sociales será complicado", concluye.

Desde la U.D. Usera han intentado mantener el contacto de la mejor manera posible, y muchos clubes de fútbol, baloncesto y otros deportes han actuado de una manera similar: "Hemos intentado estar con los chicos y las familias y darles cariño y apoyo gracias a las nuevas tecnologías. Hemos lanzado retos, mandado entrenamientos para hacer en casa, e incluso los domingos hemos tenido cursos y charlas con entrenadores, jugadores o ex futbolistas. Intentar seguir hablando de fútbol y que el vínculo entre los jugadores y los entrenadores no se perdiera del todo", explica el técnico.

Según el último informe de la Fundación Gasol, sólo un 34 % de niños españoles hace más de una hora de actividad diaria de ejercicio, lo que se traduce en un 40% de niños entre 6 y 9 años con obesidad. El parón del confinamiento puede hacer que esos datos sean demoledores en el próximo estudio de la OMS. El CSD cifró en 5000 millones al año el ahorro que supondría para la sanidad española que todos los españoles realizasen más deporte, un deporte que ha estado paralizado dos meses, y lo que queda.

Las diferentes federaciones han dado la temporada por cancelada y en la mayoría de casos se tramitarán ascensos pero no descensos. Es la manera de premiar a aquellos que estaban en las posiciones alta e iban cumpliendo jornada a jornada, pero no penalizar a los que aún tenían tiempo para salvar la categoría. Sin embargo, ningún organismo se atreve a hablar de la próxima temporada, pues la incertidumbre del coronavirus no ha acabado, pese a que los profesionales ya tengan fechas en la cabeza. Lo normal es que en septiembre u octubre el fútbol de barrio pueda empezar a plantarse volver, y en lo que al deporte base se refiere... todos quieren pensar que irá de la mano del retorno a los colegios. "Seguro que cuando los colegios recuperen la normalidad el deporte lo hará, aunque más lento por el riesgo al contagio", considera Montoya. Mientras, toca esperar a las decisiones de los ministerios de sanidad, y de educación.

LAS CARRERAS POPULARES, TOCADAS POR LAS AGLOMERACIONES


Y si los deportes colectivos y de contactos tardarán en volver a la normalidad, las carreras populares son sin duda los eventos deportivos a los que más afectará la pandemia a corto plazo. Maratones míticos como Boston ya han sido suspendidos en los próximos meses, tras ser aplazados, y en España el panorama es mantenerse a la espera de una solución compleja por la cantidad de distancia a controlar y la masificación de las 'carreritas de los domingos' que superan las 10.000 al año en España.

Arpasto running

Fran Chico es responsable de eventos deportivos de Motorpress Ibérica, empresa encargada de organizar todas las Carrera de la Mujer en España, el Maratón de Sevilla o el Medio Maratón de Madrid entre otras. Más de un millón de personas corren en España en sus pruebas. "Esto ha afectado de forma radical y será lo último que vuelva a la normalidad, como estamos viendo con anulaciones ya de los grandes maratones de otoño. De hecho, mucho de este tejido del deporte popular, que tanto ha contribuido a promocionar el deporte y la vida sana en nuestro país, puede desaparecer ya que muchas carreras que se están cancelando puede que ya no vuelvan a celebrarse", analiza sobre el daño que puede hacer esta situación al deporte y a la salud de los españoles.

La revista refencia CORREDOR publicó un estudio en el que un 86% de los encuestados estaba deseando volver a correr, dejando de lado el miedo al virus. Sin embargo, la 'nueva realidad' que espera a los 'runners' es más compleja: "La gente quiere volver a las carreras, y le gustaría volver cuanto antes. Hay mucha pasión por volver a ponerse un dorsal como estamos viendo en las carreras virtuales. El problema no va a ser el corredor sino lo difícil que va a ser que se dé via libre desde la instituciones de nuevo a grandes concentraciones de gente como son las carreras populares", explica Fran. Mientras, en Barcelona ya se espera que septiembre sea mes de carreras con más de cinco mil personas en las calles.

Teniendo en cuenta que el calor impide que julio y agosto sean meses con demasiadas pruebas de este tipo, la llegada del final del verano puede ser el retorno, pero ¿Cómo serán esas nuevas carreras populares? "A nivel de participación, si el virus lo permite, no tengo dudas de que volverán a tener miles de participantes, puede que incluso más ya que en las carreras populares se notaba cierto caída de participantes y este parón puede incluso ser beneficioso para que la gente vuelva con más ganas de volver a entrar de lleno en el running popular. Otra cosa es que a nivel de organización va a haber muchos cambios, sobre todo a nivel de feria del corredor y de salidas. Volver a salir todos juntos no lo veo, creo que a partir de ahora habrá oleadas en casi todas las carreras", explica Chico como posible solución a evitar aglomeraciones demasiado numerosas como para garantizar la seguridad de todos ante el miedo de un rebrote de coronavirus.